¡Bienvenida!

 Respetando el ritmo que tu cuerpo necesita, te ofrezco un espacio íntimo y acogedor donde sentirte cuidada.

Habita tu cuerpo, adéntrate en el silencio, despierta tus sentidos,

Yo te acompaño 

 

Próximas Actividades

  17. 12

YinTAO Útera · Corazón 

 Escola de Ioga La Porta Verda (Sabadell)

QiGong · Bioenergética Taoísta · Respiración Ovárica  Anatomía Femenina · Meridianos · Aceites esenciales Meditación

Marta crea un acompañamiento respetuoso y lleno de luz. El círculo es como un pequeño oasis de paz y recogimiento en la rutina. Te ayuda a adentrarte en ti, a hacer tribu, a sentir el círculo de mujeres como una fuerza potentísima que llena de energía tu alma.

Dulantzi Ocio

Marta es un ejemplo de mujer, de feminidad poderosa y humil al servicio de la vida. Enseñando con delicadeza como vivir nuestro día a día; desde el amor propio, a la escucha de nuestra naturaleza, la observación de los ciclos y vivencia de nuestros cuerpos. Ofreciéndo herramientas ancestrales en forma de sutileza y elegancia.

Marta Sabaté

Delicadeza, elegancia, respeto y calidad son algunas de las características que definen el trabajo y propuesta de Marta. Su profunda entrega al trabajo consciente para la Salud de la Mujer, le lleva a cuidar de manera extraordinaria todo lo que ofrece. Su bagaje y extensa formación son garantía de excelencia en sus actividades. Desde la suavidad y sutileza que emana, dejarse acompañar por ella es un regalo que toda persona debería hacerse.

Marta Mañero

Gracias a sus conocimientos he aprendido a conocerme de verdad, tanto física como emocionalmente. A escuchar mi cuerpo y a priorizar mis necesidades, a descubrir que un baño de naturaleza y de conciencia te puede salvar en tus peores momentos. Pero, sobretodo, he encontrado un círculo de hermanas, mujeres como yo, que me escuchan y me entienden sin juzgarme con las mismas o similares inquietudes y problemas. Siempre acompañada y nunca más sola entre la inmensidad del mundo. Siempre deseando a que llegue un nuevo encuentro del círculo y que Marta pronuncíe las palabras que nos unen a todas: “Bienvenidas a casa”. Y, sí, te encuentras como en casa.

Alicia Herrera

La vida me llevó a descubrir las prácticas de Marta en el momento en que, seguramente, más lo necesitaba: justo después de una separación. Había llegado a los 35 viviendo de forma puramente mental, centrada en conseguir objetivos profesionales y plenamente guiada por el intelecto. Y, precisamente por eso, nunca había sido consciente de como necesitaba enraizarme en una tierra que no está en ningún lugar y a la vez se muestra en todas partes, y sentirme parte de un linaje tan invisible como difícil de ignorar.

Ahora mismo me traslado a la última práctica, este otoño. Como de costumbre, me costó relajarme, pero me dejé llevar por su dulzura, por su determinación. Después de algunos ejercicios y de una relajación, Marta terminó la práctica con un “Bienvenidas a casa”. Y, yo, en ese mismo instante, comprobé que efectivamente estaba volviendo a tierra firme, después de un largo viaje.

No puedo formar parte del círculo tan a menudo como me gustaría, pero de vez en cuando, siento como su voz me llama, para reencontrarme con un círculo ancestral, lleno de fuerza y de paz, y es entonces cuando me siento más femenina que nunca, más libre que nunca, liberada de la necesidad de ser ninguna mujer en concreto ni encajar en ningún sitio. Y también menos sola que de costumbre.

Por todo ello, siento que hay un hilo invisible que nos une para siempre. Y siempre le estaré agradecida por guiarnos en un camino tan poco evidente y tan desconocido como necesario.

Àngels Molina

Ella guía el círculo de forma angelical. Sus enseñanzas llenas de delicadeza y amor me han permitido redescubrirme, conocerme, y valorar mi cuerpo. Adentrarme y buscar en mi interior, no a fuera. Acercarme a mi feminidad.

Anna Aurés